Jesús Siller, un artista que no cree en la inspiración

El artista presentará “TR3S11: Atelier de Plástica Lagunera”. (Milenio Digital)

Mencionó que dentro del oficio se debe tener disciplina, pagar impuestos y capacitar en ello a las futuras generaciones.

El trabajo que se ejerce desde el oficio de las artes debe tener disciplina, pagar impuestos y profesionalizar a las futuras generaciones, indicó Jesús Siller.

Tajante, estableció que en su caso procura no unirse a artistas en términos gregarios, pues su personalidad no es funcional en términos colectivos.

Entrevistado a propósito de la instalación del “TR3S 11 :: Atelier de Plástica Lagunera”, estableció que a él lo une una amistad con el fotógrafo Miguel Espino, a quien conoció tiempo atrás y con quien decidió hacer una alianza que deriva ahora en un espacio cultural.

El artista estableció que en su caso procura no unirse a artistas en términos gregarios, pues su personalidad no es funcional en términos colectivos.

Por razones más de índole humanitario que de especialidad, yo procuro de las personas hacerme su amigo y no juzgar a las personas por su oficio, admiro a la persona por quienes son. No descalifico sus capacidades, pero por lo general lo primero que se pone en este medio es el ego y en el caso de Miguel Espino y mío, creo que no somos funcionales ante eso”.

Jesús Siller dijo que en ese sentido se debe pensar más en el trabajo artístico como una empresa personal que cumpla con rigor, que pague impuestos y profesionalice a través de la disciplina del quehacer.

Yo no creo en la inspiración, yo creo en el trabajo y el trabajo dicho como un adjetivo y con la semántica que esto implica, pero esto no es un trabajo sino un placer que hasta te pagan por hacer y bueno, cuando el cuerpo reacciona a algo placentero te puedes pasar horas en lo que tú haces pero sin dejar de lado el objetivo de que esto es una empresa y hay que facturar y además hay que vivir de ello y bien porque lo mínimo es dignidad”.

Dijo que en su caso no establecerá en este espacio un taller de escultura ni desea enrolarse en la docencia porque no tiene tiempo para hacerlo, aunque dejó la puerta abierta para desarrollarlo a futuro con un curso pequeño para hacer imprimatura o darle factura al arte regional, donde observa que generalmente se improvisa.

No sé por qué la gente entiende que lo académico no es funcional cuando lo es todo. El arte conceptual no es rellenar un lienzo. No todo es arte, debemos partir de esa premisa”, indicó Siller quien dijo, se debe sustentar un concepto en base al conocimiento.

Posted in blog, Miguel.Espino, nota de prensa, Prensa/Medios.